Artículos

martes, 10 de abril de 2007

Cuando Dios esta dormido

Quien de nosotros no ha pasado en ciertos momentos alguna situación compleja, conflictos personales, familiares, laborales, enfermedades, perdidas u otros.

¿Quien no se ha preguntado alguna vez como resolver o encontrar solución a diversas problemáticas que nos toca enfrentar?

Vivimos en un mundo donde la injusticia, el fraude, la maldad y muchos otros males son la moneda corriente, moneda que vemos reflejada en nuestro día a día, en medios de comunicación, en nuestros barrios, escuelas, hogares, etc.

¿Quien sabe?, cual será la situación que hoy nos perturba el sueño, que nos quita la tranquilidad, y no permite que podamos disfrutar de ese sentimiento tantas veces anhelado, pero escasamente obtenido: Paz.

La pregunta que muchas veces queda sin respuesta, por no entender como resolver, y porque nos toca afrontar a nosotros estas situaciones, surge casi instintivamente:

¿Dónde esta Dios?

Si el existiera yo no debería estar viviendo esta u otra situación,

¿Porque a mi?

Sería muy hipócrita de nuestra parte, el no reconocer que quizás en algún momento de nuestra vida nos hemos replanteado esta incógnita.

Esta pregunta sin respuesta, en muchas oportunidades deriva en una crisis de fe, que no respeta formación cultural, tradición, ni buenas enseñanzas, y mucho menos cuando los problemas nos atan una soga en nuestro cuello.

Creo que mas allá de cualquier cultura religiosa, judíos, cristianos, musulmanes, y hasta agnósticos, todos en algún momento nos la hemos hecho, simplemente porque es una pregunta que tiene una lógica muy fundamentada.

¿Donde esta Dios? Por momentos pareciera que no existe, o que su agenda esta tan complicada como para poder atender cada una de nuestras necesidades.

A propósito, quisiera confrontar estos lógicos pensamientos con un pasaje de la Biblia donde narra lo que vivieron Jesús y sus amigos en un atardecer.

Jesús les dijo a sus amigos: “Vamos al otro lado del lago”, entonces se fueron a navegar juntos. De repente se desató una gran tormenta, con un viento tan fuerte que las olas caían sobre la pequeña embarcación, de manera tal que se llenaba de agua.
Pero Jesús se había dormido en la parte de atrás de la barca.
Al ver esta sutiación límite, los amigos de Jesús comenzaron a desesperarse, y más aún al ver que El dormía, apoyado sobre una almohada, muy cómodamente. Entonces lo despertaron y le dijeron:

“¡Maestro! ¿NO TE IMPORTA QUE NOS ESTEMOS HUNDIENDO?

Jesús se levantó y dio una orden al viento, y dijo al mar:

“¡Calla! ¡Enmudece!”

El viento se calmó, y todo se quedó completamente tranquilo.

Después dijo a sus discípulos:

“¿Por qué tienen tanto miedo?, ¿todavía no tienen confianza en mi?”

Pero ellos estaban llenos de miedo, y se preguntaban unos a otros:

¿Quién será éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?

Personalmente creo que Dios, en más de una oportunidad no forma parte de los asuntos donde no lo involucran, El siempre esta, pero a veces pareciera que duerme, en medio de la tormenta más grande que estemos pasando espera muy caballerosamente que nos levantemos y le digamos:

¿No te importa que nos estamos hundiendo?

Mi sencilla opinión es, que Dios nunca maneja el barco de tu vida, al menos que voluntariamente le entregues el timón. El quiere hacerse grande en tu vida y darle la orden a las tormentas que se levantan en contra tuyo para que se calmen y desaparezcan.

Seré redundante en mis expresiones. Esto no transita por el camino de la religión, ni por el de las fórmulas mágicas capaces de solucionar todo, sino por establecer una relación personal con un Dios real, capaz de involucrarse en tu vida como no tienes idea alguna.

Este es tiempo para volverse en contra de toda lógica que te quiera hundir, y tiempo también de confiar en alguien que está dispuesto a calmar tu tempestad, para darte salvación y paz interior.

¡Este es tu tiempo, esta es tu hora!

Quisiera finalizar esta reflexión, con una expresión de deseo, y esta es que muy pronto puedas cambiar la pregunta del comienzo por esta última:

¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?

Autor:Fabio Miguel Pereyra

21 comentarios:

EL OJO PROTESTANTE dijo...

¡Tremendo mensaje!
Para leer otra vez, cosa que haré.
Un abrazo. Dany

Luciana Kog dijo...

Hola. Acabo de conocer este lugar desde el blog de Daniel (El Ojo Protestante). Escribes muy bien y se percibe que eres un buen cristiano. Yo soy judía mesiánica. Leí que tienes familia, así que te envío un saludo cordial para ti y los que te rodean.

Fabio Pereyra dijo...

Luciana: Es un gusto que alguien de las tierras de Jesus (con todo lo que eso significa) lea mis breves reflexiones. Agradezco tus comentarios, espero seguir contando con tus apreciaciones y sugerencias.
Seguimos en contacto.
un Cordial Saludo
Fabio Pereyra

You know... dijo...

I think that indeed you are a writer. Perhaps it was a facet hidden of you, but now it are expressed with brilliance. And by all means, also you are a shepherd.
A big hug from East Lanús.
Blessings!

Fabio Pereyra dijo...

Dear brother :

Thank you for your comment, I not a writer, just a beginner.
What´s your name?
I would like take your contact.

We will keep in touch!

Best Regards

Fabio Pereyra

El arreglador dijo...

Querido amigo, es cierto, Dios quiere tomar el timon de nuestras vidas,y aunque parezca que podamos pasar por situaciones dificiles El esta atento y creo que lo que mas le interesa a Dios es involucrarse con nuestra vida y no con nuestros "problemas"(queda claro que al estar en contacto con toda nuestra vida El va a actuar en aquello que pueda ser dificil para nosotros).
Que bueno es saber que el primer interesado en que estemos y nos vaya bien es Dios.Por eso tomo la iniciativa de acercarse al hombre a traves de Jesus.
Dios ama al hombre y quiere que todos le conozcan, y creo que si imaginaria a Dios durmiendo un rato seguro soñaria que todos los hombres del mundo conozcan a Jesus y lo amen para que sus vidas puedan tener un rumbo claro y definido.

pfajardoacell dijo...

Mientras estemos confiados en nuestra propia competencia andamos bajo nuestra propia responsabilidad y las consecuencias no se las podemos atribuir a Él.
Dios está presto a asistirnos cuando reconocemos nuestra incapacidad en alguna situacion particular y le pedimos a Él que tome el control... EL ES NUESTRO AMPARO pero dígaselo.....

brisa nocturna dijo...

te felicito fabio..

me encanto este escrito, siempre es bueno recordar que Jesus camina sobre las aguas de nuestros miedos.

un saludo grande.

Fabio Pereyra dijo...

Brisa: Gracias!
Si te hizo recordar lo que hizo El por nosotros, mi sencillo trabajo esta cumplido.
Saludos!

Fabio Pereyra
http://reflexionesbreves.blogspot.com

St. Jose dijo...

Ciertamente junto al Mesías podemos tener paz en la tormenta.

Felicidades por este sitio.

¡Bendiciones!

EL OJO PROTESTANTE dijo...

¡Como me gusta esta reflexión! La leí ya tres veces.
Un abrazo.
Dany

Flor dijo...

Hermosa reflexión.
Cabe preguntar tb ¿Por que a mi?
Cuando su Gracia se vierte en nuestras vidas inundando todo con su Luz.
¿Quien soy yo para que tu me hayas amado?
No lo se, pero su Amor es mi Fuente de Vida.

Te envito a mi blog, sería un honor que me visites.
Bendiciones.

Fabio Pereyra dijo...

Flor : Gracias por tu visita!! sin duda me voy a tomar el tiempo para visitar tu blog.
Te envio un Abrazo fraterno!
Fabio Pereyra
http://reflexionesbreves.blogspot.com

Daniel Yalve dijo...

Sigue siendo inspiracion del Espiritu Santo gracias por lo que le das a Fabio.Daniel

Fabio Pereyra dijo...

Daniel: Espero lo mismo que vos.
un gran saludo.

Espero me sigas visitando

Fabio

Alexandra dijo...

Fabio, Me gusto mucha esta reflexion, y como ya te diste cuenta... :p me lo lleve a mi space, podras ver que...respete tu autoria.
Gracias por invitarme a continuar compartiendo de tus reflexiones, lo agradezco en verdad.

Me gusto mucho este articulo, porque generalmente cuando estamos en problemas o crisis, solemos preguntar y donde esta Dios?, porque no me ayuda?, porque deja que me pase esto? cuando en realidad Dios siempre esta ahi, esperando a que le solicitemos ayuda...para aquietar nuestras propias tormentas.
entonces, Dios nunca esta ausente, solo tenemos que ser humildes y dejar aun lado la soberbia y el orgullo, para simplemente dejarnos guiar y consolar por el.
Con esta reflexion y el sueño que tuve, comprendi que habia que recordar que EL esta siempre presente para darme amor y consuelo. solo tenia que recordar...que tenia que llamarle. y bueno Claro, Dios esta en todas partes, podemos sentir su presencia en el amigo, en el hermano, en los padres...

Podemos ver que es una pregunta simple, pero con una respuesta muy amplia.

Donde esta DIOS????

MUCHAS GRACIAS

Fabio Pereyra dijo...

Alexandra: Definitivamante creo que Dios tiene un plan para tu vida, y que esta decidido a hablarte de varias maneras.

Espero sepas interpretarlo, ya que El te amó desde el vientre de tu madre, asi fue.

Te mando un gran saludo y estoy a tu servicio.

Fabio

Anónimo dijo...

Inkreible... no tienes idea lo lindo del mensaje.... llego justo a tiempo.... Dios te re bendiga....

Fabio Pereyra dijo...

Anonimo, Gracias por tus comentarios reconfortantes.
Un abrazo

Fabio

JUANKA dijo...

COMO SIEMPRE UNA PALABRA JUSTA Y SALIDA DEL ESPIRITU DE DIOS. SIGUE ADELANTE JUANKA

Anónimo dijo...

Muy Interesante mensage y me servira de mucho y no solo ami sino que otras personas espero igual