Artículos

martes, 11 de septiembre de 2007

Agua que calma la sed verdadera

Eran como las doce del mediodía, judíos y samaritanos por cuestiones socioculturales de época no se hablaban entre si, sin embargo Jesús sentado al lado de un pozo de agua, le dijo a una mujer de Samaria que se acerco:

“Dame un poco de agua”

Pero como no era la costumbre que un judío le hable a alguien de samaria, la mujer le preguntó:
“-¡Pero si usted es judío! ¿Cómo es que me pide agua a mí, que soy de Samaria?

Jesús le respondió:

“Tú no sabes lo que Dios quiere darte, y tampoco sabes quien soy yo. Si lo supieras, tú me pedirías agua, y yo te daría el agua que da vida.”

La mujer le dijo: “- Señor, ni siquiera tiene usted con qué sacar agua de este pozo profundo. ¿Cómo va a darme esa agua?

Jesús le contestó: “Cualquiera que beba del agua de este pozo volverá a tener sed, pero el que beba del agua que yo doy nunca más tendrá sed. Porque esa agua es como un manantial del que brota vida eterna.”


Estos diferentes pueblos no se hablaban entre si, no era común el que se establezca la comunicación entre ellos, y de una manera similar quizás estés pensando que Dios no puede hablarte, que solamente esta es una experiencia solo para para los místicos, religiosos, para los débiles o para los ignorantes.

Sea cuál sea tu condición Dios quiere hablarte, y quiere que conozcas el verdadero propósito de tu vida.

Vemos como Jesús le hablaba a la mujer de un “agua que sacia verdaderamente”, El hacía referencia a cuestiones muy profundas, situaciones de carencia del ser humano, hablaba de una verdad que va más allá de lo que podemos ver, verdades netamente espirituales. Sin embargo la mujer solo interpretaba a niveles muchísimo mas bajo, ella solo entendía sobre el agua que tan solo es agua física, cuando en realidad Jesús le hablaba de algo muchísimo mas grande.

Seas quien seas, hayas nacido donde hayas nacido, creas o no creas, quizás tú también cometas una mala interpretación, creytendo que relacionarte con Jesús signifique un cambio de religión, o creas que otras imposiciones religiosas te quitarán libertad. Si fuera que esto es lo que tu crees, permíteme decirte que estas cometiendo el mismo error que la mujer, y que no sabes lo que Dios quiere darte, El te habla de verdades espirituales para saciar la sed que tienes, te habla de transformación para tu vida y la de tu familia, te habla de vivir una vida en abundancia

Coincidentemente son las doce del mediodía, la misma hora en que el maestro rompió los códigos entre estos pueblos enemistados y le habló a la mujer, estoy seguro que de la misma manera quiere entablar una relación contigo, también quiere romper tus códigos para establecer un vínculo que comenzó con una iniciativa de parte de El, una relación que fue anhelada por Dios desde que estabas en el vientre de tu madre, porque te amó con amor eterno.

Jesús quiere hoy hablarte de un agua que puede cambiarte para siempre, no pienses solo en H2O, pero si quizás has estado bebiendo de otras aguas amargas El quiere restaurarte y que nunca más tengas sed, porque quiere darte a beber esa agua que es un manantial del que brota vida eterna.

Es una profunda invitación que requiere una firme decisión de tu parte:

¡Vuélvete a Jesús y bebe del manantial de la vida!



Autor: Fabio Miguel Pereyra
http://reflexionesbreves.blogspot.com/

Bases del autor: Juan 4

8 comentarios:

Jorge Luis Barrera dijo...

Amén, hermano, de verdad que estuvo de bendidición, son muy buenas las reflexiones, Palabra del Espíritu Santo, sigue asi brother.

Paz a ti.

Fabio Pereyra dijo...

Jorge: Gracias por tus palabras, ojala El maestro use este vaso, ese es mi deseo de verdad.

Un gran saludo
Fabio

Manlio Hector dijo...

Amado Fabio:
Solo quien ha estado sediento por tanto tiempo anhela abrevar del agua de vida.Como lo estuve yo gran parte de mi vida.

Saludos y abrazos amado!

Fabio Pereyra dijo...

Hector, solo el ciego que recupera la vista puede saber de que estamos hablando.

Un gran saludo!

Fabio

Brisa nocturna dijo...

Hola amigo Fabio!!

Muy buen escrito!!. Pienso ahora las tantas veces en que nuestros cuestionamientos de "mujer samaritana" hacer decir al Señor: "Si supieras quien soy y lo que quiero darte".

Muchas bendiciones!!

Fabio Pereyra dijo...

Brisa: Hola amiga del norte, de acuerdo contigo, a veces solo miramos la circunsancia y nos olvidamos quien es nuestro cuidador y guardador.

Un gran saludo y te espero pronto!

Fabio

Sétimo WIIIM dijo...

Hola Favbio, Dios te bendiga.
Leyendo el blog de Víctor cabrera: Maranata, encontré un comentario tuyo con la dirección de tu blog. Y pensé visitarlo para leer tus notas. he leído ésta, y me parece llena de una pasión por dar a conocer las buenas nuevas de Cristo. Me alegra encontrar creyentes como tu.

A parte de leer tis artículos, me mueve visitar tu blog, el interés de inter-actuar con gente como u, que enriquezcan mi vida y así, llenarme de una mayor experiencia. Yo soy nuevo en esto de internet, y estoy creando un blog con temas bíblicos que bendigan a todos aquellos que lo visiten. Y quiciera que si te es posible, visites mi blog y me dejes tus comentarios. Eso sería de gran bendición para mi.

Dios te bendiga.

Atte. William Tercero M.

Sétimo WIIIM dijo...

Como dije: Soy nuevo en esto de internet... se me olvidó escribir el enlace de mi blog.
http://vidaeternablogs.blogspot.com/2011/01/el-ministerio-de-la-ensenanza.html