Artículos

sábado, 14 de julio de 2007

Una búsqueda permanente


Hace poco pensaba en las diferentes maneras en que los seres humanos optamos por vivir esta vida, me refiero a los distintos hábitos en la búsqueda de felicidad.

Al margen de estas diferentes maneras quisiera profundizar en el concepto de felicidad, ¿Qué es la felicidad?, seguramente habrá tantos conceptos al respecto como personas, es que para algunos se define de una manera, y para otros de otra.

Una teoría que he escuchado mucho en los últimos tiempos dice que no existe la felicidad permanente, y que ella solo se vive de a momentos, ligada solamente a situaciones agradables que nos toca vivir. Según este concepto solo podemos ser felices de a ratos, según la circunstancia que estemos viviendo, pero que al concluir esta “feliz” situación ella vuelve a desaparecer.

Respetando la diversidad de pensamientos, considero que este es un concepto errado, y que esta definición no corresponde a la verdadera felicidad, sino a una alegría pasajera.

Creo que la felicidad esta sumamente ligada a la plenitud, la cual es un sentimiento interior que no depende de situaciones externas, esto quiere decir que podríamos estar viviendo una situación no alegre pero al mismo tiempo sentirnos plenos y felices.
Quiero decir que la carencia de alegría no necesariamente signifique ausencia de felicidad, plenitud desde mi visión.

Lo que si esta claro a ojos de todo el mundo, es que estamos en una constante búsqueda de plenitud, ya que necesitamos sentirnos plenos y felices.

En este camino de búsqueda algunos se encaminan hacia el dinero, pensando encontrar en el la fuente de plenitud, es muy común encontrar este tipo de razonamiento: “El dinero te hace pleno y feliz”, entonces nuestros esfuerzos en la vida se acorta a la visión de hacer dinero, creyendo encontrar la plenitud.

Pero la historia nos muestra como muchas personas con dinero tomaron la triste decisión de terminar con sus vidas suicidándose, al no encontrar en el la verdadera fuente de plenitud, llenos de riquezas pero carentes de plenitud.

Alguien muy rico dijo alguna vez, soy tan pobre que lo único que tengo es dinero.

Otros por ejemplo, en esta constante búsqueda lo hacen en el placer corporal, creyendo que la exploración de diferentes hábitos en lo que respecta a lo sexual pueda darles la verdadera plenitud.

Hoy en día los diferentes movimientos a favor de la homosexualidad, lesbianismo y el libertinaje sexual crean en este mundo una tendencia hacia la búsqueda de plenitud verdadera en estos hábitos.
Quisiera aclarar que por supuesto no creo que el sexo sea algo malo ni mucho menos impuro, pero si que este no puede satisfacer la profunda necesidad interior de verdadera plenitud, y que las prácticas desordenadas inconscientemente nos hacen sembrar situaciones dolorosas y no deseadas que en un futuro cosecharemos.

Otros creen que la fama será la autorizada para darnos la tan anhelada plenitud, por lo cual el objetivo de algunas personas se limita a ser famoso, pensando que cuando se alcance esta condición la carencia interior será saciada para siempre
Como en el primer de los ejemplos podemos ver que muchos de los que han alcanzado
“fama” por diferentes motivos no se han sentido verdaderamente plenos, solo quizás alegres de a momentos.

Sería oportuno que nos preguntáramos :

¿Vivo una vida plena?

¿Por qué camino estoy buscando plenitud?


Creo firmemente que la felicidad y verdadera plenitud solo se puede experimentar a través de una relación personal con Dios, ya que solo El puede provocar en nuestro interior el saciamiento de esta necesidad.

Dice la Biblia, que debemos conocer el Amor de Cristo, el cual excede a todo conocimiento, para que seamos llenos de toda la plenitud de Dios.


Por supuesto que no condeno a quienes buscan esta saciedad por otros lares, pero si me gustaría poder compartirles la “Gran Noticia” que no existe la necesidad de buscar en estilos o hábitos alternativos, que la plenitud y felicidad verdadera solo se puede conocer cuando nos volvemos hacia Dios, ya que el quiere darnos mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, quiere abrir nuestros ojos para comprender y vivir la verdadera plenitud.


No hay felicidad y plenitud verdadera sin conocer a Jesús, ni en esta vida ni el la venidera, el ferviente deseo de este Dios de amor es que le conozcas de manera personal, para que puedas experimentar una nueva vida que ponga fin a todas tus búsquedas innecesarias.

Hoy Jesús esta a la puerta de tu corazón y te llama, si tu le abres El entrará y renovará toda tu casa.


¿Qué harás ante su amoroso llamado?




Autor: Fabio Miguel Pereyra
http://reflexionesbreves.blogspot.com

Bases del autor: Efesios 3:19

22 comentarios:

Manlio Hector dijo...

Amado Fabio!
Con el mejor anhelo que todo sea de gran bendición con tus amados allá en tu patria.
35 años de mi vida fueron de vacio,soledad y angustia.
Solo Dios lleno mi todo en todo!
y El es la fuente de mi felicidad,Fuente Eterna!

Guillermo Soto Garcia dijo...

hola mis saludos
sobre el tema ultimamente he escuchado muchas versiones y la tuya la respeto tanto como las demas, me parece interesantisima aunque no comparto algunos puntos pero eso es cosa de cada uno ,se tenga o no la razon.
me gusta mucho que se exponga este tipo de temas
felicidades
que te encuentres muy bien

Fabio Pereyra dijo...

Hector, El es el Dios que lo llena todo en todo!
Un abrazo.

Fabio

Fabio Pereyra dijo...

Guille, Gracias por tu visita.
Me parece super interesante este tema, y aunque no compartas el 100% de mis ideas sientete en la libertad de expresar tu opinion aqui.
Este es un lugar con espacio para el dialogo aunque no pensemos igual
Un abrazo

Fabio

brisa nocturna dijo...

Hola Fabio.

Muy buen post amigo y muy buena manera de exponerlo.Creo que la felicidad es una actitud,una forma de ver las cosas.El problema hoy en dia es que nosotros ponemos nuestras propias condiciones para alcanzarla o tenerla, las cuales nunca logran concretarse.Si vieramos la felicidad o el ser feliz, no como una meta, sino como una forma de vida,quiza seria mas facil sentirnos plenos sea cual sea la circunstancia en que vivimos.Creo que cuenta mucho varios factores para eso, como conocernos a nosotros mismos,a Dios,ahondar en nuestra fe y en la inmensidad de todo lo espiritual...solo digo cosas que he aprendido en mi caminar y vivo en busqueda constante cada dia para aprender mas.

Bendiciones.

George dijo...

justo hoy leia (y no terminé de leer) un artículo rteferente al tema.

decia mas o menos asi "vivimos en un mundo donde ser feliz es una condición necesaria, el que no quiere ser felíz es considerado una persona que NO es normal"

ante esa situación es comun ver y coincidir en situaciones donde una persona se sietne en la obligación de sonreir o mostrarse tranquilo, firme y sin preocupaciones, los cual a su vez es motivo de fuertes razones para la presencia de estrés, cansancio, etc. Claro eso más bien es una descripción física y la que tu propones es espiritual.

Fabio Pereyra dijo...

Brisa, comparto lo que vos decis, pero de todos modos creo que mas que una actitud tiene que ver con una experencia en el interior que se refleja tambien en el exterior.
Gracias por tus visitas y comentarios incondicionales.
Un gran Saludo
Fabio

Fabio Pereyra dijo...

George: Interpretas muy bien lo que dije, lo que propongo es un cambia a nivel espiritual.
Aunque a veces las presiones del exterior influyen en nuestro fisico y humor estado animico tambien.
Gracias por tu visita.
Un abrazo

Fabio

Ingrid U J dijo...

Gracias por tu visita...
...Ya puse correctamente tu dirección.

Concuerdo con lo que dices completamente, yo lo viví en mi búsqueda de Dios, intenté una y otra vez llenar ese vacío que llevaba dentro de una y mil maneras hasta que encontré a Jesús o hasta que Él llegó a mi vida...

...He pensado muchas veces que Dios nos diseño con ese vacío con el firme propósito de llamar nuestra atención para abrir nuestro corazón y llenar ese vacío con su amor. Y es que no hay otra forma de llenarlo...

El amor a Dios es un amor volitivo, y cuando nuestra vida se inunda en ese amor, sin importar las tempestades de la vida, permanecemos en el constante gozo de la vida en Él.

Bendiciones,

Ingrid

BIOGRAFÍAS dijo...

Hola Fabio

Creo que, en principio, felicidad es solo una palabra que intenta definir una abstracto sobre el que no hay consenso.
¿Que es felicidad? ¿Sensación de bienestar? ¿Esperanza? ¿Tranquilidad a pesar de...? ¿Satisfacción por los logros alcanzados?

En fin, el concepto no tiene el mismo significado para todos. Incluso para los creyentes, de cualquier religión, la felicidad puede consistir en poder cumplir con la exigencia de la ritualidad.
Y creo que esto también le puede suceder a los cristianos, aún los seguros de su Salvación.
Incluso los ateos pueden asegurar que se sienten felices.

De todas manera, a veces solemos confundir el concepto de felicidad con el de éxito. Creo que el ejemplo más claro es el que nombras acerca del rico que lo único que tenía era dinero.

Yo creo que el cristiano puede pasar momentos de alegría y de tristeza, de furor y de depresión, y tampoco está exento de padecer algún trastormo de personalidad relacionado con su timia.

Entonces, no estoy exactamente de acuerdo con que la felicidad es un atributo que viene con la conversión.
Creo que la felicidad se sustenta desde la esperanza.
La felicidad genuina y desprovista de futilidades, que trasciende el momento, las necesidades del momento y los estados de ánimo, es un objetivo solo alcanzable por la esperanza en Jesucristo.

Pero es como la fe, de la que se tiene certeza y convicción, aunque a veces no se sienta ni se vea.

Creo que la felicidad radica en reposar en Cristo, más allá de las emociones y circunstancias.
Entonces es una predisposición a un estado surgido a partir de una decisión o un convencimiento.

Como dice la letra de una vieja canción de Palito Ortega: "Felicidad, empieza con Fe..."

Te mando un abrazo
Be Happy! ;D

Fabio dijo...

Ingrid, Que bueno es escuchar que Cristo sigue cambiando las vidas!

Un gran saludo

Fabio

Fabio dijo...

Querido Dany:

Estoy completamente de acuerdo que no hay consenso para definir la palabra felicidad, por eso escribi el comentario que seguramente habra casi tantas definiciones de Felicidad casi como tantas personas en el mundo.

La vision que trate de profundizar esta dada en la confusion que muchos tienen, cuando tratan de buscar felicidad en elementos externos, y en realidad lo que necesitan encontrar es la PLENITUD, que es una condicion del interior que no depende de factores externos (dinero, enfermedad, exito, etc) y solo puede ser brindada por Dios.

Por tal motivo aclare en el post : Creo que la felicidad esta sumamente ligada a la plenitud, la cual es un sentimiento interior que no depende de situaciones externas, esto quiere decir que podríamos estar viviendo una situación no alegre pero al mismo tiempo sentirnos plenos y felices.
Quiero decir que la carencia de alegría no necesariamente signifique ausencia de felicidad, plenitud desde mi visión.

Pensar de esta manera lo baso en experiencias personales de semialejamiento de Dios, en donde no carecia de ningun beneficio externo pero si sentir la falta de Plenitud, beneficio que volvi a recuperar al volverme hacia mi Padre, todo esto dentro de un contexto de “vida cristiana”, y en la de otras personas, por ejemplo la de Ingrid, mi anterior comentarista.

Tambien comparto que como cristianos podemos pasar por momentos de alegria, tristezas, furor, depresion, etc, pero que la plenitud verdadera solo se obtiene por gracia al momento de nuestra conversion. Pensemos que a esta altura estamos hablando de plenitud y no de felicidad.

Comparto que la Felicidad no viene con la conversion pero si la plenitud de Cristo, y aqui es donde no nos ponemos de acuerdo, quizas porque sea una sensacion que muchos confunden con la felicidad.

Tambien comparto que reposar en Cristo nos da sensacion de felicidad,pero en realidad esa sensacion es la plenitud.


Querido amigo, festejo que podamos discutir estos temas que nos brindan siempre alegria y “felicidad”, ya que hoy como Argentinos podriamos estar discutiendo de futbol, lo que nos traeria mucha tristeza y depresion!!! jajajaj

En Cristo somos mas que vencedores!

Un gran abrazo

Fabio
PD: Es complejo discutir con su maestro! =)

BIOGRAFÍAS dijo...

Fabio,
¡¿Como hablar de felicidad después del 0-3?! -Grrrrr....-

Creo entender lo que expresas en el artículo y lo comparto.
Admiro tu sensibilidad y vocación pastoral.

Plenos en Cristo.
Quien te quiere.

Dany

Fabio dijo...

Dany, gracias por el aprecio , vos sabes bien que es tambien correspondido.

Un fuerte abrazo!

Fabio

Victor Cabrera dijo...

Excelente hermano!

He aqui uno que se siente profundamente identificado con lo escrito, pues fuera de Cristo no experimenté nada que llenara mi vida con un gozo permanente como ahora!

Y es que el gozo es un fruto del espíritu. El gozo o felicidad cristiana no depende de las circustancias de alegria o tristeza temporales, pues reposamos en Cristo, y él nos da gozo y paz "no como el mundo la da"

Aunque se nos caiga el mundo, aunque nos golee Brasil :), nada importa, seguimos serenos, seguimos adelante, seguimos confiados y alegres en Cristo!

Fabio, veo que estamos en un mismo espíritu, que bien!
Bendiciones!

Fabio dijo...

Victor, es verdad quizas lo que la gente busca es el gozo, el fruto del Espiritu Santo pero lo confunde con felicidad temporal, "pero como oiran si no hay quien les predique", tenemos una gran tarea por delante!!
Espero estar a la altura de nuestro llamado.

Un gran abrazo!

Fabio

St. Jose dijo...

Creo que como alguien dijo una vez: No hay camino a la felicidad, la felicidad es el camino.
Sí sabemos que Jesús es el camino, entonces estaremos caminando en perfecta alegría, pefecta integridad y plena felicidad, porque Él es perfecto.

Muy buena reflexión.

¡Bendiciones!

El arreglador dijo...

La verdadera felicidad es la que permanece,independientemente del momento que estemos pasando.¿Como estar feliz en un momento de prueba o dificultad? Solo en Jesus esta la respuesta,y no es que tenemos que vivir en una burbuja o estar abstractos de todo porque tambien los momentos dificiles hay que vivirlos,pero creo que Jesus al llenar un corazon dispuesto es el que da esa sensacion de poder enfrentar esos momentos (aunque no tiene que ser necesariamente con una expresion de alegria con la que generalmente asociamos un estado de felicidad, sino quizas con un estado que muestra confianza y dependencia en El)


Espero haber sido claro.

Fabio Pereyra dijo...

St Jose and Arreglador, permitanme resumir sus comentarios de esta manera.

Lejos de Jesus no hay Felicidad, o mejor dicho Plenitud!

Un abrazo para ambos

Fabio

BIOGRAFÍAS dijo...

Para estar rellenos de Cristo deberíamos vaciar unos cuantos estorbos de nuestra vida.
A veces parecemos vasos moldeados por un alfarero que se olvidó un par de piedritas adentro.
¡Y guarda del que toma de nuestra agua! Porque a veces solemos atragantar a las almas sedientas.

¡Mi Señor!
¡Te entrego mis piedritas!
¡Quiero ser pleno de Ti!

Fabio dijo...

Dany, Creo que vivir en el mundo en el que vivimos y ser como somos a veces hace que se nos pegue el polvo impuro en nuestros zapatos, por consiguiente considero indispensable revisarnos en nuestro interior para ver que se nos coló, para sacar la basura y entregarnos como sacrificio puro y vivo al Señor, opino que el vaciamiento de nosotros mismos es una experiencia que debemos renovar muy periodicamente.
Yo estoy en esa lucha, aunque confieso que no siempre me es facil

Amigo, gracias por tus comentarios y apoyo, sabes que así lo siento.

Fabio

Axel L. Navarro dijo...

Buenas Fabio.

Quería tomarme el atrevimiento de dar mi punto de vista sobre la felicidad.

Para mi la felicidad es un trayecto, no un destino. Una de las cosas que pusiste es que llegamos a la felicidad cuando estamos en plenitud, pero la plenitud para mi es algo que buscamos alcanzar constantemente ya que siempre entramos en un desequilibrio (como dice la psicología) y buscamos de nuevo la plenitud. Continuamente entramos en desequilibrio no por causa nuestra, sino mayormente por las relaciones humanas a nuestro alrededor. Es importante destacar que si la felicidad es un trayecto solo se logra eligiendo el trayecto adecuado, y es muy obvio que ese trayecto esta en Dios porque el nos guía de la mejor manera posible a nuestro destino, elijamos lo que elijamos. Y si, podemos entrar en desequilibrio, pero si sabemos que le camino en el que estamos es el mejor la felicidad y la paz nunca se irán.